Área de Personal Social

Los grupos humanos han concedido siempre enorme importancia al hecho de que las jóvenes generaciones conozcan las tradiciones, las experiencias colectivas y la organización y funcionamiento de la sociedad. Gran parte de la educación, en su función socializadora, ha consistido en conocer la propia sociedad, su pasado histórico, así como el espacio y territorio en que se desarrolla la vida del grupo. Pero esa no es la única exigencia: Hoy en día cada país busca insertarse de la manera mas adecuada y competitiva en un mundo en constante cambio, lo cual exige nuevas capacidades especificas que deben desarrollarse para prepararlo acorde con las necesidades que demanda la globalización. En la sociedad moderna, es la escuela la institución principalmente encargada de asegurar esa función.

¿Cómo afirmar nuestra peruanidad? ¿Qué hacer para que los jóvenes y niños se vayan formando dentro de una conducta cívica y moral? ¿De que manera educar para que los niños y jóvenes  se socialicen adecuadamente en un clima de tolerancia , justicia y solidaridad? ¿Cómo formarlos para que nuestros niños y jóvenes estén en la capacidad de afrontar los desafíos propios de un mundo globalizado y de constantes cambios?

He aquí algunos de los muchos desafíos que tiene el área  de personal social en la formación integral de nuestros alumnos y alumnas.
En la Educación Inicial y Primaria, el área Personal Social busca un desarrollo paulatino pero sólido de los aspectos de socialización y el conocimiento de los elementos mas importantes de nuestra nacionalidad, de acuerdo al estadio evolutivo de los niños y dirigidos a desarrollar capacidades básicas de orientación espacio temporal y la construcción de su identidad como personas y como miembros de la sociedad peruana.

La educación  Secundaria, reclama  mayor rigor y profundización en  áreas diferenciadas:  la de Ciencias Sociales y el área de Persona ,familia y relaciones humanas En este nivel se diversifican los conceptos y se afina y perfecciona su comprensión; se abordan los problemas en un nivel más elevado de abstracción y generalización; se amplían y se hacen más complejos los procedimientos de indagación y análisis; se analizan espacios y tiempos a diversas escalas, más alejadas de la percepción inmediata de los alumnos; y, en general, se consolidan y enriquecen las actitudes y los valores relacionados con la realidad humana desarrollando capacidades como el manejo de información, comprensión espacio temporal, el juicio criticó, la construcción de la autonomía y las relaciones interpersonales armoniosas.

Todo esto en la búsqueda de afirmar valores propias del área que son la Identidad personal y nacional, apreciando  la riqueza y variedad del patrimonio individual, natural y cultural; el Civismo, con actitudes y comportamientos para vivir en una sociedad civilizada; y  la democracia, como valor para promover la convivencia democrática en la escuela preparándolo  para su papel como ciudadano participativo en la sociedad donde vive.